El orgullo de una familia

Una familia alrededor del vino

Sería difícil datar el comienzo de la vinculación de mi familia con el mundo de la viña y del vino. Posiblemente varios siglos han visto a muchos de ellos arando, podando o vendimiando las tierras rojas de Badarán, para obtener el mejor fruto posible de la uva. Una llanura privilegiada para el cultivo de la vid, cercana a San Millán de la Cogolla, en plena Rioja Alta y con unas excepcionales condiciones de terreno, altura y clima, donde nuestras viñas de Tempranillo, Garnacha, Viura y Maturana Tinta nos permiten a la Familia Martínez Alesanco elaborar toda una amplia gama de vinos que sería imposible de obtener en un entorno diferente.

Antiguos calados

En los antiguos calados que todavía conservamos en la familia, aparece una joven Ángela Martínez Alesanco junto a sus padres Pedro Martínez y Pilar Alesanco, trabajadores incansables de los que heredó su espíritu emprendedor, la perfección y la sabiduría.

Abuelos en viñedos anteriores a finales del siglo XIX

Conservamos viñedos de antes de la Filoxera, que arrasó casi la totalidad del viñedo riojano a finales del siglo XIX. En la fotografía aparecen padres y abuelos de Ángela y Pedro Martínez Alesanco. Ángela en el centro sofocando su sed y un jovencísimo Pedro que apenas llega a los camportones de madera.

La vendimia en familia

Muchos años han pasado desde que Pilar Alesanco, nuestra abuela, preparaba la comida para toda la familia los días de vendimia. Muchas cosas han cambiado y muchas personas ya no están, pero conservamos su forma de trabajar, su forma de recolectar la uva, de cuidar las viñas y su recuerdo.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines estadísticos para poder adaptar nuestros contenidos. Puede revisar nuestra política de cookies para más información.